Las ranas pidiendo un rey

admin

Floreciendo Atenas por la igualdad de sus leyes, la libertad descarada turbó la ciudad, y la disolucion rompió el antiguo freno. Con esta ocasion, puestas en vandos las parcialidades, el tirano Pisistrato se apoderó del alcázar. Y como los atenienses llorasen su triste servidumbre; no porque el tirano fuese cruel, sino porque toda carga es pesada para los que no estan hechos á ella, y hubiesen comenzado á quejarse, Esopo les contó al caso este cuentecillo.

Las ranas, que antes vagueaban libremente por las lagunas, pidieron á grandes voces á Júpiter un rey, que con rigor refrenase sus licenciosas costumbres. Sonrióse el padre de los dioses, y las dió una vigueta pequeña, la cual arrojada de improviso, con el movimiento y ruido que causó en el agua, aterró á la tímida grey. Como esta vigueta se mantuviese por largo rato clavada en el cieno, por fortuna una de ellas sacó poco á poco la cabeza del estanque, y después de haber observado bien al nuevo rey, las llama á todas. Ellas, perdido el miedo; se acercan nadando á porfía, y la chusma desvergonzada brincaba sobre el leño; y despues de haberle ensuciado con todo genero de inmundicias, enviaron á pedir á Júpiter otro rey, porque era inhábil el que las habia dado. Entonces las envió un culebron, que con áspero diente comenzó á morderlas. En vano las desdichadas hacen por huir de la muerte: el miedo las embarga la voz. De secreto, pues, encargan á Mercurio, que pida á Júpiter, socorra á las afligidas. Eso no, las dice el dios: pues no quisisteis contentaros con vuestro bien, sufrid el mal que os ha venido: y vosotros tambien, ó ciudadanos, concluyó Esopo, llevad en paciencia este trabajo, no sea que os suceda otro tanto mayor.

Moraleja: del mal el menos.

Si te gusta comparte con tus amigos. ¡Gracias!